Cumplir la Ley General de la Discapacidad o las Medidas Alternativas puede ser algo sencillo. Pídanos información y le asesoramos para elegir la opción que más le convenga.

Hacemos que la integración de la discapacidad aporte un valor añadido a su negocio!

Cumplimiento de la Ley General de Discapacidad (LGD)

Fundació Xamfrà

La Ley General de la Discapacidad (LGD), antigua LISMI, establece que tanto las empresas públicas como privadas deben contratar un número de personas con discapacidad no inferior al 2% de su plantilla.

Si no pueden llevar a cabo la contratación, tienen la opción de acogerse a Medidas Alternativas de carácter excepcional (Real Decreto 364/2005, de 8 de abril):

  • Llevar a cabo un contrato de prestación de servicios a un Centro Especial de Empleo (CEE). El CEE de GrupXamfrà pone a disposición de las empresas servicios de calidad que les ayudarán a cumplir con la Ley: jardinería, confección, manipulados, catering, carpintería … Más información
  • Donación o acción de patrocinio a una entidad que tenga como objetivo social la formación profesional, la inserción laboral y la creación de puestos de trabajo a favor de las personas con discapacidad. Más información
  • Constitución de un enclave laboral. Más información

Para aquellas empresas que deciden cumplir la Ley General de la Discapacidad o crear un enclave laboral existen una serie de incentivos y bonificaciones a su alcance. Más información

Medidas Alternativas

¿Quieres calcular como cumplir la LGD o las Medidas Alternativas?

Para los cálculos, interviene el IPREM (Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples), índice creado por el Real Decreto 3/2004 de 25 de junio y que se actualiza cada año por la Ley de Presupuestos Generales del Estado.

El IPREM anual en 12 pagas es 6.390,13 € y en 14 pagas es 7.455,14 €.

Por cada Medida Alternativa existen una serie de cantidades que se deben cumplir para cada trabajador no contratado directamente en plantilla:

En el caso de optar por un Centro Especial de Trabajo, el importe anual de contratación debe ser, al menos, tres veces el Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples anual (IPREM) para trabajador con discapacidad no contratado.

Para el año 2017 son 22.365,42 € (tres veces el IPREM de 7.455,14 €).

En el caso de las donaciones o actividades de patrocinio, éstas deben corresponder al 1,5 del IPREM anual por cada trabajador con diversidad funcional no contratado.

Para el año 2017 son 11.182,71 € (1,5 veces el IPREM de 7.455,14 €).

Inserción laboral

La contratación de personas con discapacidad suma a tu empresa y a tu equipo de trabajo.
Ayudamos a gestionar íntegramente la contratación laboral de personas con discapacidad.

¿Cómo lo hacemos?

  • Nuestro equipo de profesionales te ayuda a detectar las tareas o responsabilidades que una persona con discapacidad intelectual podría cubrir en tu organización.
  • Estudiamos con vosotros posibles adaptaciones de puestos de trabajo en función de las posibilidades reales de los futuros trabajadores.
  • Una vez identificado el lugar de trabajo, hacemos una DLT (Descripción de Puesto de Trabajo) para concretar con detalle los deberes y obligaciones que se esperan del trabajador.
  • Nuestro equipo, con su consenso, hace el proceso de selección para encontrar a la persona adecuada para el puesto de trabajo definido.
  • Os facilitamos aquella persona que encaja mejor con el perfil necesario y trabajamos el entorno para que el nuevo trabajador desarrolle mejor sus competencias y funciones
  • Os acompañamos a en el plan de acogida del nuevo trabajador.
  • Trabajamos los primeros días conocimientos y actitudes con el trabajador para desarrollar el sitio.
  • Trabajamos la adaptación de la persona en el lugar y en el entorno de trabajo.
  • Hacemos seguimiento de las prácticas laborales que realizan los trabajadores.
  • Mantenemos una relación permanente y continuada con la persona contratada y la empresa. Esto nos permite evaluar y garantizar el desarrollo del proceso para mejorar los resultados.

Ventajas de contratar personas con discapacidad

Mejora el clima laboral, cambia la actitud de los trabajadores y elimina muchos prejuicios hacia el colectivo de personas con discapacidad (PcD)

Aumenta el rendimiento de los equipos de trabajo ya que el compartir tareas con PcD supone una experiencia de aprendizaje mutuo

Mejora la reputación corporativa

Aporta incentivos y bonificaciones fiscales
ver bonificaciones

Preferencia en la adjudicación de contratos del sector público